lunes, 30 de enero de 2012

El efecto mariposa de un despido


Source: freedigitalphotos.net Unemployed 
Me cuentan que una operadora de telecomunicaciones inmersa en EREs y despidos varios desde hace algún tiempo, está analizando porqué los trabajadores salientes presionan a su entorno más cercano (familiares y amigos) para que se den de baja de todos los servicios del operador en cuestión  y migren a la competencia.


No estoy muy seguro de que los amigos, por solidaridad, decidan sin más cambiar de operador y tampoco creo que a la operadora le importe mucho estas "fugas familiares" de clientes pero el chascarrillo me da pie a reflexionar sobre la forma de acometer reestructuraciones de personal y si es posible estimar los efectos negativos en cascada que una errónea puesta en práctica de despidos individuales o colectivos tienen sobre la reputación de la empresa.

Los que por desgracia nos hemos visto obligados a despedir a un trabajador alguna vez, sabemos que por mucho que prepares la reunión, la reacción de la otra persona es impredecible....y que por muchas veces que lo hagas, nunca terminas de acostumbrarte (aunque George Clooney aparentara que sí en la entretenida Up to the air)

El despido es una situación tan límite para una persona que no puedes prever reacciones: encuentras gente que se hunde, el que indignado se viene arriba, el que no reacciona .....A los efectos obvios de tristeza, desazón, impotencia, odio, negación, etc. .. (muy recomendable ver ese proceso en Ben Affleck  en la interesante The company man ) se une la falta de una educación en la gestión de emociones negativas, con lo que, simplemente, no sabemos qué hacer. Por desgracia es más común de lo que parece enfermar (enferman tanto los que se van como los que se quedan) o caer en depresión.

Sin entrar en el desarrollo de programas de outplacement o de "desvinculación asistida",que se escapan al objetivo de esta entrada, sí hay dos sencillas cosas que una empresa puede hacer para aminorar el impacto de un despido:  
  • 1)  Formar al que despide
  • 2) Apoyar al despedido para enseñarle a afrontar el despido

1) Hay situaciones dantescas que se siguen dando recurrentemente en la empresa: como no comunicar el motivo del despido al trabajador o que el Jefe directo no aparezca (Algún día habrá que analizar el lamentable escaqueo de una parte de directivos que prefieren no participar del proceso de despido porque para eso está RRHH

Ya he comentado alguna vez en este blog que a veces «la forma» es tan importante como «el fondo» pero seguimos tirando por el inodoro la reputación de la compañía en aras de: "La rapidez de la acción", "Evitar transmitir a los mercados información errónea", "Evitar el pánico "..... Que entre el lector y yo, nadie evalúa nunca a posteriori para conocer si efectivamente es así.


2) Enseñar a afrontar un despido es conseguir que la persona despedida asuma su nuevo rol lo antes posible. Los cambios siempre traen miedos y más en época de crisis pero también es verdad, y lo digo por experiencia, que tras un despido (es solo un cambio)  la vida laboral y personal sonríe... y mucho.

Si el que despide no puede dar respuestas, mejor que no despida y si no ayudamos a la persona que sale de la compañía  a entender sus emociones,  estaremos alimentando el efecto mariposa del despido.